Celebramos la Pachamama en el patio del Hogar

El 28 de agosto, en el patio del Hogar de Crecer, camino a Villa La Bolsa, concurrentes, residentes y amigos visitantes participaron de una celebración de la Madre Tierra muy emocionante.

Se trata de una celebración que venimos haciendo hace ya once años. Una celebración recuperada de nuestros pueblos originarios, quienes la pudieron sostener en el tiempo, pese al silencio que se les impuso por más de 500 años. Y gracias a esos fueguitos que la sostuvieron es que nosotros y nosotras, como muchos más, ahora la rescatamos y la vivenciamos desde nuestro sentir más profundo.

En la celebración, agradecemos a la Pachamama, Madre Tierra, por todos los frutos y alimentos y encuentros que nos brinda durante todo el año. En el mes de agosto se le da un descanso para que pueda recuperarse la tierra y volver a comenzar un nuevo ciclo. Nuestros pueblos originarios, muy sabios ellos, estaban y están en estrecho vínculo y la cuidan, la protegen, porque es la vida misma. De allí sacamos los frutos, las cosechas que son alimentos, y por eso la cuidamos también y la protegemos y la celebramos.

Hoy en el patio del Hogar no faltó la música y la alegría de sentirnos juntos, y las canciones, donde los peques de la escuela Padre Domingo Viera, de primero y segundo grado, cantaron a la Pacha con la frescura y ternura de niñes, donde pasaron a realizar ofrendas los alumnos del Instituto Nuestra Señora de la Misericordia y del IPEM Nº346 República Argentina junto con los jóvenes de Crecer, donde vecinas y vecinos del barrio, amigas y madres se sumaron, y fundamentalmente agradecemos con mucha emoción a Miguel y Ricardo, de nuestra comunidad camechingona, quienes nos acompañaron y realizaron la celebración.

Gracias seños, gracias profes, gracias dire Andre Rivero por estar, y nos volveremos a encontrar en la siguiente celebración.

Simultáneamente, en el Centro de Día, con la misma emoción que en el Hogar, de la mano del profe Gustavo Moreschini, también se hacía el pocito y se celebraba a la Pachamama.

Nos sentimos más que agradecidos y felices… Gracias Pachamama.

You may also like...

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *